in

TeleTax, el aparato que servía para medir pasos telefónicos

Ideal para compañeros de piso desconfiados

En el artículo en el que mostrábamos cómo era una factura telefónica de 1979 veíamos que durante décadas, las llamadas telefónicas se medían (y cobraban) en pasos telefónicos. ¿Y cómo se medían esos pasos? Pues había dos opciones. Si no nos fiábamos de que lo que nos cobran estaba bien, Telefónica nos indica en la factura que podemos concertar una cita para ir a comprobar el contador de nuestra línea a la central telefónica que nos corresponda (y eso ahora nos da pereza entrar al área personal de la web de nuestro operador).

Otra opción era comprar un aparato como este:

Imagen: Museo de la Ciencia UPNA

Se trata de un Teletax (en francés, Télétaxe), un contador de pasos telefónicos. El aparato se conectaba a la línea telefónica y recibía unos pulsos eléctricos desde la central cada vez que se cobraba un paso, de modo que mientras hablábamos podíamos ver cuántos pasos habíamos consumido.

Este aparato era útil para gente que quería llevar el máximo control de lo que hablaba y no llevarse sustos en su factura, o para pisos compartidos, bares, locutorios… en los que hubiera que anotar cuánto ha hablado cada uno.

Obviamente, los Teletax quedaron en desuso tras la llegada de la competencia telefónica a finales de los 90, los nuevos teléfonos con pantalla que medían la duración de las llamadas y finalmente los cambios en las leyes de consumo, que hicieron que la telefonía abandonase los pasos y pasara a cobrar por segundos.