in

Ocho anuncios a los que nadie debió hacer caso

En artículos anteriores de La cabeza llena hemos hablado de anuncios que hoy serían imposibles (niños bebiendo cerveza, tabaco benigno…) y de la publicidad más chocante de tabaco. Pero hoy nos gustaría hablar de cómo algunos anuncios que parecían inocentes tuvieron consecuencias horribles para mucha gente.

Salida a bolsa de Bankia

Quién: Siete cajas de ahorros líderes en sus territorios se fusionaron, crearon una marca molona (Bankia) y en 2011 salieron a bolsa, ofreciendo a la gente hacerse Bankero o Bankera en una gran campaña ideada por Publicis. ¿Qué podría salir mal?

Qué pasó: Salió mal todo. Las cuentas de Bankia estaban falseadas, las cajas que las formaban estaban en situación zombi y unir siete cajas medio arruinadas no creó un banco fuerte sino todo lo contrario. La entidad fue rescatada y sus acciones pasaron a valer prácticamente nada. Durante años los accionistas de Bankia inundaron a la entidad en demandas, hasta que esta decidió dejar de pelear y devolvió el dinero a todo el que lo pidió.

Ampliación del Banco Popular

Quién: El Banco Popular era uno de los bancos más rentables del mundo antes de la crisis económica. En la primavera de 2016 realizó una ampliación de capital (es decir, vender más acciones propias) con una gran campaña en la que contaron con su imagen Pau Gasol.

Qué pasó: Meses después el banco no valía nada, y el Santander acabó comprándolo en una negociación de urgencia por 1 euro. Los accionistas perdieron todo lo invertido, y algunos están presentando demandas al entender que la información que obtuvieron en esta ampliación de capital era engañosa.

Academias de inglés Opening

Quién: Las academias de inglés Opening, del grupo CEAC, causaron furor a principios de los 2000s. Llegaron a tener más de 80.000 alumnos en cientos de academias por toda España.

Qué pasó: Los alumnos no lo sabían, pero lo que ellos pensaban que era la cuota mensual de su academia en realidad era la devolución de un préstamo que les había hecho el Banco Santander al comenzar las clases. Cuando tras el verano de 2002 la empresa se declaró en quiebra (habían estado vendiendo cursos hasta el último día), las academias no volvieron a abrir sus puertas y profesores y alumnos se encontraron sin empleo los primeros y con un préstamo de más de 2000 euros que seguir pagando los segundos.

Pagarés de Nueva Rumasa

Quién: Tras la expropiación de su grupo de empresas en 1983, Ruiz Mateos fue reconstruyendo su imperio a lo largo de los 90, creando Nueva Rumasa con marcas como Dhul, Clesa o Garvey. Con la llegada de la crisis económica, emitió unos pagarés para conseguir liquidez que se anunciaron en todos los medios.

Qué pasó: 4100 inversores dieron más de 337 millones de euros. El holding quebró y 289 millones quedaron sin devolver. Ruiz Mateos murió pero los hijos aún están en juicios.

Inversiones en sellos de Afinsa

Qué: A principios de los 2000s España disfrutaba de su burbuja inmobiliaria. Todo el mundo era rico, y además de invertir en una casa que pagar a 50 años, surgió un nuevo tipo de inversión: los sellos de coleccionista.

Qué pasó: En 2006 Afinsa fue intervenida con una deuda de 2.454 millones de euros y 190.000 personas perdieron sus ahorros. Los condenados siguen con líos judiciales. El máximo accionista y considerado cerebro de la estafa, José Manuel Carlos Llorca Rodríguez, huyó a Venezuela y se sometió a cirugía estética para dificultar su reconocimiento.

Materiales de amianto

Qué: El amianto era uno de los materiales de moda en la segunda mitad del siglo XX. Barato de producir, fácil de manejar e ignífugo, parecía la solución definitiva para la construcción. Marcas como Uralita hacían de él su bandera.

Qué pasó: Desde 1900 se sabía que los trabajadores que manejaban amianto tenían problemas pulmonares, pero fue en los 90 cuando toda la sociedad se hizo consciente. El amianto está relacionado con muchas enfermedades, y nuestra legislación lo considera cancerígeno de primera categoría. Uralita fue condenada por exponer a sus trabajadores a este material. Quienes instalaron amianto en su casa hoy tienen que recurrir a servicios especializados de eliminación realizados profesional especializado completamente protegido con mascarillas.

Tabaco es salud

Qué: En los 60 y 70, fumar se consideraba como mucho un hábito que provocaba tos o irritación de garganta. Y en Estados Unidos, entre otros anuncios inconcebibles hoy, no dudaron en hacer publicidad con figuras relacionadas con el mundo de la salud (como científicos o médicos) fumando. En España, Tabacalera tenía el morro de definir al tabaco como “benigno”.

Qué pasó: La industria tabaquera ya sabía que fumar estaba relacionado con decenas de enfermedades mortales como el cáncer, aunque pagaron estudios que decían lo contrario. Con el paso del tiempo llegaron regulaciones más estrictas sobre la venta, consumo y publicidad del tabaco.