in

Repasamos el catálogo de juguetes de la Navidad 87

El catálogo de juguetes es un clásico de las Navidades desde hace décadas, y un elemento imprescindible para escribir las cartas a los Reyes Magos o a Papá Noel. El usuario oscarvidal ha subido un documento muy interesante: el Catálogo de Juguetes de El Corte Inglés para la Navidad de 1987/88, en el que podemos ver cuáles eran los juguetes que seguramente miles de niños incluyeron en sus cartas ese año.

Hemos seleccionado algunos de los más llamativos que representan el espíritu de los juguetes de los años 80:

Nancy Star

Directamente salida de la Movida, una de las estrellas de la Navidad 87 fue la Nancy Star, una rockera con un cardado estilo Marge Simpson que bailaba al son de la música que le pusieras.

Nancy, la respuesta española a la Barbie de Mattel, fue todo un icono de los años 70 y 80. Algunos años después de este catálogo, en 1996, desaparecería de las tiendas, pero volvería a estar a la venta en el año 2000.

Tente

Tente es otro juguete de origen español. Se trataba de unos bloques de construcción fabricados por la marca Exin (también creadores de Cinexin o Exin Castillos), tan parecidos a los de Lego que éstos les demandaron, aunque finalmente un juez dio la razón a Tente y permitió que continuase su venta. Tente llegó a venderse en otros países del mundo, distribuido por Hasbro (los dueños de Monopoly o la Ouija). Tras la desaparición de Exin, la juguetera Borrás continuó comercializando Tente, aunque dejaron de fabricarse en 2007.

Juegos de mesa Disney

Los juegos de mesa Disney ya hacían su aparición, con tres curiosos elementos: el pupitre para pintar de Disney (nada que ver con pintar en una mesa, por supuesto), el juego de mesa de Blancanieves y los siete enanitos (cuya descripción es simplemente “Invita a jugar a tus amigos”) y uno ambientado en Disneylandia. El primer parque temático de Disney en Europa no abriría sus puertas hasta 1992, de modo que los niños españoles de 1987 tenían que conformarse con este “juego de plástico en relieve” si sus familias no se podían permitir un viaje a Florida.

Juegos de mesa e imitaciones

Los juegos más clásicos también tenían su espacio, como el Monopoly (¿sabes dónde están ahora las estaciones de tren que aparecen en el tablero?), el Telesketch, Magia Borrás y una descarada imitación homenaje de Monopoly a la española: La calle mayor. Sí, hasta con su propia versión de Mr. Monopoly paseando a su perro e hijo.

 

Charlatina Bla, Bla

Y es que los muñecos que hablaban también triunfaban a finales de los 80. Como esta, cuyo nombre no puede ser más descriptivo: Charlatina Bla Bla. Por si acaso la descripción aclara que “habla por los codos”.

Juguetes para compartir

Otro clásico de los 80 y 90 fueron los juegos de manualidades de Mediterráneo, Juguetes para compartir. Toda esa gama de juegos acabados en -nova con los que se podían fabricar velas, cultivar plantas, aprender electrónica o física.

Canica Exprés

Aún no había realidad virtual, pero si lo que querías eran emociones fuertes, tu juego era Canica Exprés, en el que tenías que controlar la bola con un volante y guiarla sin que se cayese a lo largo de todo el recorrido. Un juego para Chico-Chica, porque las canicas no son heteropatriarcales.

Barbie Destellos

Barbie y Ken visitaron una central nuclear en 1987 (o quizás el spa de agua radiactiva de Madrid) y ahora ya no tienen que llevar linterna por el campo.

Nenuco Luminiscente

Se ve que en los 80 lo más normal es que los niños jugasen a oscuras, porque Nenuco también se une a la moda de juguetes de Chernóbil con este lanzamiento que seguro que dio más de un infarto a un padre o hermano.

Nancy te habla

Pero no todo era brillar en la oscuridad. Esta Nancy, por ejemplo, te habla. Quizás para contarte dónde se ha hecho ese cardado.

La familia Potato

10 años antes de que Toy Story nos contase más sobre la vida de Mr. Potato, el catálogo de juguetes de El Corte Inglés ya nos presentaba su coche e incluso a sus hijos: los Potatitos.

Comida sana

Fritos y azúcar: en los años 80 no se hablaba de grasa o calorías, sino de “energía”. De modo que los Reyes Magos podían traer una freidora de juguete a los niños. ¿Por qué no?

Golfoso

Un oso con cara de pervertido que se llama Golfoso y dice que es muy saleroso. El oso pinturero. Los 80.

Videoteléfono clásico

A finales de los 80 vuelven a ponerse de moda los estilos más clásicos y barrocos, pero a la vez también triunfa el futurismo. ¿Cómo combinar ambas tendencias y además añadir colores pastel? Pues con este videoteléfono de los años 20.