in

Netflix, la compañía que empezó alquilando DVD por correo

¿Sabías que fue fundada hace 20 años?

Para mucha gente, el sistema de streaming Netflix es un canal de televisión más. Ofrece series, películas y programas, con la única diferencia de que eres tú quien elige a qué hora empieza o cuántas veces quieres verlo.

A España Netflix llegó un 20 de octubre de 2015, y desde entonces no solo ha ofrecido sus contenidos en streaming sino que ha producido localmente series (Las chicas del cable) y películas (Fe de etarras). Pero muchos suscriptores se sorprenderían si supieran que el modelo de negocio original de Netflix es otro: el alquiler de DVDs.

Netflix fue fundada por Marc Randolph y Reed Hastings, dos directivos de una empresa de software en Silicon Valley, hace más de 20 años: en agosto de 1997. Ellos admiraban el modelo de negocio de Amazon, que por entonces ya sorprendía vendiendo libros. Y al igual que hizo Jeff Bezos, valoraron qué tipo de productos podrían almacenarse fácilmente. Se decidieron por un formato nuevo que estaba empezando a implantarse: el DVD. Tras algunas pruebas enviéndose discos uno a otro por correo, decidieron que podía funcionar. En 1998 Netflix comenzaba a operar, vendiendo DVDs online con opción a alquilarlos también.

El alquiler funcionaba de manera similar a un videoclub tradicional. A través de la web podías elegir qué película te interesaba más, recibirla en casa en dos o tres días y devolverla gratis con un sobre prefranqueado que se incluía. Después fueron añadiéndose mejoras, como un sistema de recomendación inteligente que, en base a tus opiniones, te sugería nuevas películas, tarifas planas que incluían un número determinado de alquileres al mes o incluso la eliminación del plazo de devolución. El alquiler de DVDs pasó a ser el foco de Netflix, que llegó a rechazar una oferta de compra de Blockbuster por 50 millones de dólares.

En 2007, Netflix comenzó a ofrecer un servicio nuevo llamado Watch Now. Ahora, además de alquilar películas en DVD, podías ver algunas de ellas en tu ordenador por streaming sin tener que esperar el plazo de dos días para recibirla en tu domicilio. En un principio, este servicio estaba limitado según el plan de suscripción que tuvieran: quienes pagaban 4,99 dólares tenían dos horas mensuales de streaming, y quienes pagaban 16,99 dólares podían disfrutar hasta de 17 horas.

El éxito del streaming fue enorme, y acabó desplazando al servicio de alquiler de DVD como servicio principal de la compañía. De hecho, en su expansión internacional (hoy en más de 150 países) solo se ofrece el servicio de streaming. Hoy el alquiler de DVD es un negocio mucho menor, que se ofrece bajo una marca secundaria: DVD.com, solo en Estados Unidos.