in

La redada policial que originó el primer Orgullo LGTB+

Cuando ser homosexual te costaba la cárcel

Tener una sexualidad diferente a la convencional mayoritaria nunca ha sido fácil, y no lo era en Estados Unidos en los años 50 y 60. Por aquel entonces, la homosexualidad (considerada una enfermedad hasta 1990) estaba castigada incluso con cadena perpetua, y las redadas policiales en los pocos bares donde se aceptaba a clientes gays eran continuas. Una de ellas, en un bar llamado Stonewall Inn, originó lo que hoy conocemos como el Orgullo LGTB+ y celebrado en todo el mundo.

El Stonewall Inn había abierto en 1846. Había sido salón de té durante la Ley Seca, y restaurante hasta que un incendio obligó a su clausura en los 60. En 1967 reabrió, controlado por la Mafia, que vio una oportunidad de negocio en crear un espacio de libertad para la aún ilegal comunidad LGTB+. En su interior se congregaban gays, lesbianas, travestis, transexuales, prostitutas…

En 1969 ya era un lugar de referencia para la entonces denominada comunidad gay, que oficialmente seguía en la clandestinidad y perseguida por la policía. Precisamente por eso las redadas eran muy comunes. Por lo general los empleados y clientes solían saber cuándo serían, pero nadie avisó al Stonewall Inn de la redada que se produjo la noche del 27 al 28 de junio de 1969. Hay quien dice que la redada no tuvo como objetivo la clientela LGTB, sino la Mafia dueña del bar y sus prácticas de extorsión.

En cualquier caso, a la 1:20 de la madrugada del 28 de junio de 1969, la policía encendió las luces del Stonewall Inn, encerrando en su interior a 200 personas. En estas redadas, mujeres policías llevaban a todos los clientes con ropa de mujer al baño para comprobar su sexo biológico. Tars esta humillante verificación, a las que tenían genitales masculinos (ya fuesen transexuales o travestis), se las arrestaba.

Pero la noche del 28 de junio de 1969 no fue una noche más. Esa noche los clientes se negaron a identificarse, y las personas vestidas con ropa de mujer, a ser inspeccionadas. De modo que la policía decidió arrestar a casi todo el mundo. Pero los pocos liberados no se fueron a casa.

Cuando llegaron los furgones policiales, cientos de personas les esperaban fuera de Stonewall. Algunas de ellas, burlándose de la policía. Cuando los agentes llevaban a sus furgones a los trabajadores del bar, se oyó gritar “¡Gay power!” y alguien comenzó a cantar We shall overcome, un espiritual convertido en canción protesta por los derechos civiles:

Cuando la policía empujó a uno de los travestis, la multitud empezó a abuchear y lanzar monedas, primero, y botellas de cerveza, después. Entonces, Stormé Delarverie, una de las lesbianas arrestadas, forcejea con la policía y grita a la multitud: “¡¿Por qué no hacéis nada?!”. La multitud enfureció. Más de 500 personas se volvieron contra la policía, que tuvo que marcharse. Un parquímetro sirvió de ariete para volver a abrir las puertas del Stonewall Inn, en cuyo interior aún quedaban algunos agentes. Finalmente, la redada se convirtió en una lucha campal entre policía y una multitud mayormente LGBT. La pelea duró 3 horas. La primera noche del Orgullo de Stonewall acabó con 13 detenidos y varios heridos. Las peleas duraron varios días, pero los marginados por la ley ganaron la batalla.

Al año siguiente, el 28 de junio de 1970, se conmemoró el aniversario de la redada con una marcha en Nueva York: el primer Orgullo Gay de la historia. Pronto fue extendiéndose por más ciudades de EEUU, acompañado de la recién estrenada bandera arcoíris, y por todo el mundo. Sin embargo, no sería hasta 1980 cuando se derogarían las leyes que castigaban la homosexualidad.

En España la homosexualidad también era ilegal. Desde la época de Primo de Rivera el código penal castigaba delitos como el escándalo público con más fuerza si se trataba de homosexuales. La dictadura franquista reformó en 1954 la Ley de Vagos y Maleantes, promulgada durante la República, para añadir a ella los homosexuales. En 1970 la ley fue sustituida por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación social, que seguía castigando a los homosexuales con internamiento, cárcel y multas. Tras la muerte del dictador, el indulto de 1975 y la amnistía de 1976 no afectaron a los homosexuales castigados por esta ley.

Primer Orgullo Gay en Barcelona (1977)

El 28 de junio de 1977 se produce la primera marcha del Orgullo Gay en Barcelona, que reunió en las Ramblas a unas 4.000 personas. La marcha terminó siendo dispersada por la policía, y entre sus reivindicaciones se encontraba precisamente la derogación de la Ley de Peligrosidad, algo que no se conseguiría hasta 1979.

Sin embargo, derogada la ley, la policía y los jueces aún tenían armas para castigar a los homosexuales con la Ley de Escándalo Público, con la que publicar imágenes de hombres desnudos o besarse en público podía suponer una condena. Esta ley se mantuvo en vigor hasta finales de los 80.

El siguiente paso, ya en 2005, fue conseguir la plena igualdad legal con el derecho al matrimonio y al adopción. Y aunque hubo quien se opuso con argumentos surrealistas, hoy en día las reivindicaciones LGTB+ son imparables.

Redactado por Simón Perera y Fernando De

La época en que el sida era el cáncer gay

Así son las otras banderas LGTB+