in

La historia del diario que solo duró un día

Durante la dictadura franquista, lanzar un diario a la calle no era tarea fácil. Era necesario un permiso del gobierno, y aunque la censura previa había desaparecido con la Ley Fraga, seguía estando sujeto a secuestros de los ejemplares si algo ofendía a los censores.

En este contexto, a finales de los 60 Manuel Martín Ferrand se puso al frente de un diario que quería ser el primer periódico libre de la dictadura, al que su editor decidió llamar Nivel. La idea era crear un periódico más aperturista y de mayor calidad que todos los demás. Desde el Ministerio de Información, Fraga les impuso los límites, como recordaba para el libro Historia gráfica de la prensa española:  «El Jefe de Estado, la unidad de España y el Ejército eran intocables, todo lo demás podía tratarse como en los diarios democráticos europeos». Algo excepcional en plena dictadura.

Equipo fundacional de «Nivel» (foto proporcionada por José Antonio Martínez Soler y Julio Alonso)

A lo largo de la primavera y el verano de 1969, Nivel puso en marcha una redacción muy plural, con jóvenes periodistas de todas las tendencias, e incluso firmó un acuerdo para compartir contenidos con el diario francés Le Monde.

Sin embargo, en octubre un cambio en el gobierno franquista que dio más protagonismo al Opus Dei entre los ministros hizo peligrar el proyecto. El gobierno buscaba excusas para retirar el permiso al nuevo diario que estaba por nacer, acusando a su director de comunista. Al parecer, algunas páginas de pruebas (como las que incluían información sobre los curas obreros del barrio de Vallecas) no terminaron de sentar bien en el ministerio controlado por el Opus.

Sin embargo, todo seguía adelante. El 31 de diciembre de 1969, con el subtítulo de El diario nacional de la mañana, llegaba a los kioscos. Un número 1 de 24 páginas, impreso en offset y de tamaño tabloide. Pero nunca llegó a publicarse ningún número más: esa misma mañana el Ministerio les retiraba finalmente el permiso de edición, obligándoles a cerrar. Un diario nacido el último día de los años 60 que no llegó a conocer los 70.

Portada del primer y último número de Nivel (imagen del libro Historia gráfica de la prensa diaria española)

Tras quedarse en la calle, el director del periódico negoció con la Dirección General de Prensa no recurrir la decisión a cambio de que los empleados consiguieran otro trabajo. Y así fue: la mayoría acabaron trabajando en Radio Nacional o TVE, donde el propio Martín Ferrand presentó una edición del telediario: «¡Me consideraban comunista pero podía dirigir el informativo de la única televisión del régimen!», recordaba en la entrevista.

Muchos creen que, de haber sobrevivido, Nivel hubiera ocupado el espacio protagonista en la transición que luego tuvo El País. Y es que de hecho, al diario del grupo Prisa es donde entraron a trabajar muchos periodistas de Nivel.

Para saber más: Blog «Se nos ve el plumero» | Libro «Historia gráfica de la prensa diaria española»