in

Así acabaron estas series míticas de los 90

¿Recuerdas las series de los 90? Aquellas sitcom familiares con cabeceras de letras amarillas y personajes sonriendo a cámara, con esas enormes cocinas y su buena dosis de moralina en cada episodio. En aquella época las series eran un entretenimiento menor, y eran (aún más) maltratadas por las televisiones que hoy, emitiendo los capítulos repetidos una y otra vez en cualquier orden. Por eso no es de extrañar que muchos nos quedásemos sin ver los finales de algunas de las series más míticas. ¿Te los contamos?

Alf

La serie sobre el extraterrestre que convivía con una familia terminó en marzo de 1990 tras cuatro temporadas. En este episodio, Alf recibe un mensaje de dos habitantes de su planeta en el que le dicen que han localizado un nuevo planeta donde podrán iniciar una nueva vida. Ilusionado con crear un nuevo Melmac, Alf se despide de los Tanner y espera la llegada de sus compañeros, pero el Gobierno ha interceptado las comunicaciones y le capturan.

La idea de los guionistas era que esto fuese simplemente un cliffhanger y la serie continuase con una temporada más en la que se explicaría qué sucede con Alf, pero debido a recortes de presupuesto (y a que los actores se odiaban porque cada grabación era un sufrimiento: no es fácil grabar con una marionetano hubo más episodios. La historia se resolvería en la TV-movie Project ALF.

La última frase de la serie: “Qué mala suerte, ¿a ninguno de vosotros os gustan los deportes?”

El principe de Bel-Air

El último episodio de El Príncipe de Bel-Air es un capítulo doble al final de la sexta temporada, emitido en 1996. En él, la familia se separa porque Carlton va a ir a Princeton, las hermanas Hilary y Ahsley compartirán piso en Nueva York, Geoffrey volverá a Inglaterra y los padres quieren vender la mansión de Beverly Hills. El único que no tiene planes es Will, que finalmente decide quedarse en la ciudad.

La última frase de la serie: “Maldita sea, cómo te voy a echar de menos, Carlton”

Friends

Una mudanza también marca el final de Friends: el icónico apartamento de Monica queda vacío, ya que ella y Chandler se van a mudar con los bebés a una casa en las afueras. Rachel acepta un trabajo en París, aunque en el último momento vuelve para estar con Ross.

La serie se cierra con unos planos de la ciudad de Nueva York, donde está ambientada (aunque en realidad se grababa en California, al otro extremo del país).

La última frase de la serie: “¿Vamos a tomar un café?” “Claro, ¿a dónde?”

Farmacia de Guardia

Emitido en las navidades de 1995, el último episodio de la serie juega con una posible nueva relación entre Lourdes y Adolfo. Tras confesar ambos sus sentimientos en un programa de testimonios en la radio, deciden volver a casarse.

Sin embargo, antes de la boda vuelven a tener sus diferencias y se dan cuenta de que, pese a todo, su segundo matrimonio sería como el primero. De modo que deciden terminar como amigos y cambian juntos el cartel de Cerrado por Boda de la puerta de la farmacia por uno que dice Cerrado por Amistad.

La última frase de la serie: “¿Te parece que cambiemos el cartelito ese de la puerta?” “Me parece”.

Cosas de Casa

La serie empezó como la típica sitcom amable de una familia de clase media en las afueras de Chicago, pero la llegada a mediados de la primera temporada del estrafalario personaje de Steve Urkel lo cambió todo. La serie fue haciéndose más disparatada con él de protagonista.

En el último capítulo, emitido en julio de 1998 tras nueve temporadas, Steve Urkel viaja al espacio, ya que debe probar uno de sus inventos para la NASA. Y aunque está a punto de morir, logra regresar a la Tierra a salvo, besando a Laura a su regreso.

La última frase de la serie: “¿Me das un beso de bienvenida?” “Con una condición” “¿Cuál?” “Que no vuelvas más al espacio” “Solo cuando nos besemos”

Dinosaurios

Tras cuatro temporadas, en julio de 1994 Dinosaurios decía adiós con un episodio en el que el padre, Earl, provoca la destrucción de la naturaleza y la llegada de una glaciación al importarle más el beneficio de su empresa que el respeto a los recursos naturales.

En los 90 las series nos habían acostumbrado a finales edulcorados, siempre con una boda o una mudanza. Tuvo que ser la versión de Los Simpson en marionetas de dinosaurio la que nos diera una bofetada de realidad, con un deprimente episodio final que termina con la familia protagonista aguardando su extinción en casa.

La última frase de la serie: “Y en cuanto a la previsión del tiempo, seguirá la nieve, la oscuridad y las temperaturas bajo cero. Les habló Howard Marioneta. Buenas noches. Adiós”.

Sabrina, cosas de brujas

Sabrina llegaba a su fin con la séptima temporada. En el último episodio, llamado Almas gemelas, Sabrina está a punto de casarse con su novio de esa temporada, Aaron. Sin embargo, en el último momento le entran las dudas y comprueba, usando sus poderes, que no son almas gemelas.

En el último momento, Harvey aparece en la ceremonia y Sabrina se da cuenta de que es a él a quien siempre ha querido realmente, y se van juntos en un final almibarado hasta niveles diabéticos.

La última frase de la serie: “Las 12:36 exactamente”.