in

Proyecto TAV: Así era el AVE antes de ser AVE

En 1992 España estrenó su primera línea de AVE, su propio tren de alta velocidad. En aquella época no había muchos países en el mundo con uno de ellos. Japón había sido el pionero: la celebración de los Juegos Olímpicos de 1964 fue la excusa para la implantación del Shinkansen entre Tokio y Osaka.

Para España, el modelo era Francia, que había implantado su tren de alta velocidad en 1981 con el nombre de TGV (Train à Grande Vitesse). El tren español era de hecho una evolución del modelo francés.

Pero unos años antes, a finales de los 80, el AVE aún no se llamaba AVE. Siguiendo el nombre del país vecino, nuestro futuro tren era conocido como el TAV (Tren de Alta Velocidad), que tenía incluso su propio logo ya diseñado:

En cuanto a la decoración del tren, se barajaron varias opciones. Dos de las que más posibilidades tuvieron para realizarse fueron las conocidas como Poema visual y Bola de fuego.

Poema visual era una decoración bastante rompedora, con el tren blanco y unas grandes letras estampadas sobre él, cubriendo gran parte de cada coche e incluso techo.

Bola de fuego, por su parte, consistía en un degradado de color que comenzaba siendo rojo en la locomotora del tren e iba variando hacia naranja, amarillo y blanco hacia el centro de la composición, degradando de nuevo hacia el rojo en el otro extremo. El objetivo era, efectivamente, que cuando el tren atravesase un paisaje a alta velocidad, el efecto fuese como el de un cometa.

Logo del TAV en la decoración “Bola de Fuego”, en un folleto de 1989

Finalmente, en 1990, Renfe decide darle más personalidad al proyecto de tren de alta velocidad. Encarga un nombre más original a la agencia Número Uno Comunicación, que tras manejar decenas de propuestas diferentes, llega a la definitiva: AVE, iniciales de Alta Velocidad Española (y como apuntaba Renfe en su día, también de Ancho de Vía Europeo, una novedad que trajo la alta velocidad a nuestro país).

El estudio de diseño británico Addison es el encargado de crear la imagen visual del AVE, así como el morro del nuevo tren, de formas suaves y aerodinámicas. Descartan las soluciones del Poema visual o la Bola de fuego y optan por un tren completamente blanco, y un logo que se ha convertido en mítico ya.

Para saber más / Fotos: Fundación de los Ferrocarriles Españoles (vía César Mayor).

Estos eran los 20 canales con los que nació la TDT en 2005

Así se manejan los marionetas de Barrio Sésamo o los Guiñoles