in

Cuando Dalí hacía anuncios de televisión

A 10.000 dólares el minuto

A finales de los años 60, Salvador Dalí era toda una celebridad mundial. Le encantaba la fama. Era un gran ególatra que disfrutaba con la atención de los medios y llamando la atención. Eso sí, siempre dentro de su personaje de excéntrico.

Dalí paseando su oso hormiguero

Una de las características que todos los que conocieron a Dalí recuerdan es que al genio catalán le encantaba el dinero. Estaba obsesionado, no tanto con ser rico, sino con acumular dinero en sí mismo. Y es que, en sus propias palabras, sentía “amor por todo lo que es dorado y resulta excesivo y pasión por el lujo”.

Y precisamente eso es lo que llevó a Dalí a uno de los episodios menos conocidos de su biografía. Muchos conocemos sus colaboraciones con Hitchcock o Disney, o incluso su participación en concursos de televisión estadounidenses, pero lo que no tanta gente conoce son sus anuncios para televisión, por los que (según su biógrafa Meryle Secrest) cobraba un mínimo de 10.000 dólares por minuto.

En este vídeo podemos ver la participación de Dalí en tres anuncios de marcas conocidas. En el primero, en francés para Chocolates Lanvin, Dalí reconoce estar “loco” por ellos, enfatizando mucho esta palabra. En el segundo, en inglés, Salvador Dalí nos explica sobre el cuerpo de una modelo cómo funciona Alka-Seltzer mientras pinta sobre ella. Y en el tercero, en español, Dalí no habla, pero “dibuja” (con los efectos de la época) un mapa peninsular español para el brandy Veterano.

Dalí fue muy criticado en la época por rebajarse, siendo un artista de fama mundial, a hacer anuncios de televisión. Sin embargo, hoy estos anuncios nos sirven como muestra de la personalidad y la imagen que proyectaba uno de los artistas más universales de nuestro país.