in

La historia del primer refresco light

De bebida para diabéticos a control de peso

El primer refresco sin azúcar fue inventado por Hyman y Morris Kirsch, padre e hijo inmigrantes rusos en Estados Unidos. En 1904 Hyman había fundado Kirsch Beverages, una empresa de refrescos en el país, y después había pasado a ser vicepresidente del centro médico Jewish Sanitarium for Chronic Disease en Nueva York. Allí fue donde se le ocurrió la idea de crear un refresco especialmente adaptado para los pacientes diabéticos y con problemas cardiovasculares. Eso es: los refrescos light no surgieron para controlar el peso, sino para ofrecer una alternativa a quienes no podían tomar azúcar.

Los alimentos que usaban endulzantes artificiales (como la sacarina) en vez de azúcar ya existían desde los años 20, pero no era el caso de los refrescos. Los Kirsch decidieron aprovechar la oportunidad y en 1952 lanzaron la marca No-Cal Soda, con su primer sabor: ginger ale.

El éxito de este primer sabor y el reposicionamiento de la marca para dirigirse a quienes querían controlar su peso les llevó a conseguir un gran éxito. Se lanzaron más sabores como cola, limón, cereza, zarzaparrilla e incluso chocolate. La compañía llegó a tener doce sabores distintos.

Los anuncios de No-Cal Soda estuvieron protagonizados por famosas de la época como los actores Jack Gilford, Jan Sterling, Kim Novak o Julie Adams.

Más refrescos sin azúcar

El éxito de No-Cal Soda hizo que muchas otras marcas se animaran entrar en el mercado. Canada Dry lanzó en 1954 Glamor y Royal Crown Cola puso a la venta Diet Rite Cola en 1958, al principio solo en farmacias (en Estados Unidos las farmacias venden muchos más productos que en España) pero luego a nivel nacional.

Con cada vez más competidores en el mercado, las grandes tuvieron que reaccionar y lanzar sus propios refrescos sin azúcar: sus estudios decían que el mercado de refrescos sin azúcar dejaría de ser un nicho y comenzaría a crecer.

Patio Diet Cola, que al año siguiente se convertiría en Diet Pepsi

Al principio estos lanzamientos se hacían con nuevos nombres para que, en caso de fracaso, no afectase a su marca principal. Así, en 1963 salían a la venta TAB, el primer refresco light de Coca-Cola, y Patio Diet Cola, de Pepsi, que al año siguiente se ganaría el derecho a formar parte de la familia renombrándose como Diet Pepsi. Coca-Cola tardaría más en atreverse a usar su marca para un nuevo sabor, y lanzaría Diet Coke en 1982, siendo su primera submarca en 100 años. Curiosamente, en Europa estas marcas tienden a llamarse Light en vez de Diet, por las connotaciones de régimen que tiene esta palabra.

Con la entrada en el mercado de los grandes, la pionera No-Cal Soda comenzó a perder cuota de mercado, y poco a poco fue desapareciendo de las estanterías. En 2005 se intentó un relanzamiento de la marca, pero parece que ya no hay hueco para un pequeño refresco sin azúcar.