,

Corn Flakes, los cereales inventados para evitar la masturbación

John Harvey Kellogg era un médico muy estricto. Seguidor de la religión de los Adventistas del Séptimo Día. Estaba convencido de que gran parte de las enfermedades tenían su origen en el estómago, de modo que su dieta era vegetariana, y evitaba el alcohol, el tabaco y la cafeína.

Además, era un gran opositor de cualquier tipo de actividad sexual. Nunca consumó su matrimonio con su mujer y dormían en camas separadas. Y por si lo estás pensando, el señor Kellogg también era un enemigo de la masturbación: en un libro sostenía que podía causar hasta 39 enfermedades, entre ellas cáncer, impotencia, enfermedades de la vejiga, impotencia, epilepsia, desequilibrios mentales y debilidad física, además de corrupción moral.

A finales del siglo XIX, John Kellogg y su hermano Will trabajaban en el Sanatorio de Battle Creek, un centro que seguía las normas adventistas. Los hermanos Kelloggs consideraban que los alimentos salados o picantes incrementaban la líbido, así que para los pacientes preparaban mucha comida basada en cereales con leche. Un día por casualidad dieron con el proceso para producir copos de maiz, que empezaron a servir a los enfermos como remedio antimasturbatorio.

El éxito del invento les llevó a producir copos de otros cereales, pero las desavenencias entre los hermanos comenzaron. Will buscaba el lado comercial al asunto, y añadirles azúcar para hacerlos más apetecible al público general. En 1906 fundó la Battle Creek Toasted Corn Flake Company, que años después cambiaría su nombre por el de Kellogg’s, iniciando una disputa con su hermano John que duraría décadas. Como curiosidad, una de las primeras campañas de publicidad de la compañía fue regalar una caja de Corn Flakes a cualquier mujer que guiñase un ojo a su tendero.

Más de 100 años después, parte del sueño de los Kellogg se ha cumplido: millones de hogares desayunan con sus cereales, aunque mucho nos tememos que su visión de un mundo sin masturbación se antoja imposible.

Para saber más: Mental Floss | Wikipedia

 

¿A qué se dedicaban los edificios democráticos durante la dictadura?

“Me llena de orgullo y satisfacción” y otras frases que sus autores en realidad nunca dijeron