in

OK Soda, la extraña segunda marca de Coca-Cola

En 1993 Coca-Cola aún se recuperaba de uno de sus más grandes fracasos, la New Coke, un cambio en el sabor de su bebida de siempre que fue rechazada por el público desde el primer momento. Pero eso no les desalentó para volver a intentar lanzar una bebida nueva, aunque esta vez bajo una marca completamente diferente.

Dicen que la segunda palabra más conocida del mundo es Coke. La primera es OK, así que el nombre les vino cantado: OK Soda. El sabor del nuevo refresco era el de cola con un punto cítrico, algo así como una mezcla de Coca-Cola y Fanta, pero su auténtica diferencia estaba en su imagen.

OK Soda, a diferencia de Coca-Cola, no tenía ningún interés en llegar a todo el mundo. Estaba dirigida a la Generación X, un grupo de (por aquel entonces) adolescentes que rechazaban la publicidad tradicional y eran escépticos ante el marketing y toda forma de venderles algo.

El lema de OK Soda era “Everything is going to be OK” (Todo va a ser OK), e incluso crearon un manifiesto con frases como “¿Qué significa OK? Bueno, ¿cuál es el significado de cualquier cosa?”, “OK Soda no se adscribe a ninguna religión ni respalda ningún partido político o nada más que sentirse OK” o “OK Soda rechaza enfáticamente cualquier cosa que no es OK, y respalda completamente cualquier cosa que lo es”.

Y ese era el tono de sus anuncios, extraños y con un punto surrealista, dirigidos a esa generación a la que no le gustaba la publicidad:

Los diseños de las latas de OK Soda, en tonos grises y con rojo de contraste, se encargaron a algunos de los artistas de cómic alternativo más famosos del momento, como Daniel Clowes o Charles Burns.

OK Soda también tenía algunas acciones curiosas. Por ejemplo, en algunas máquinas de venta colaban latas falsas a las que se les podía sacar la tapa por completo. En su interior, en vez de refresco, había algún premio de merchandising de OK Soda (una gorra, por ejemplo)… y una moneda de 50 centavos para comprar otra lata.

A pesar de la gran campaña publicitaria a nivel nacional, OK Soda solo se vendía en algunos estados de EEUU, y sus ventas no fueron gran cosa. Poco a poco la compañía fue retirándose su apoyo, hasta que en 1995 OK Soda desapareció del mercado para siempre.

El plan de la BBC tras un ataque nuclear: 100 días de programación​

¿A qué se dedicaban los edificios democráticos durante la dictadura?