,

“Me llena de orgullo y satisfacción” y otras frases que sus autores en realidad nunca dijeron

Hay muchas frases que usamos en el día a día, o situaciones que relacionamos con películas y libros, que en realidad no son así. Ni Hamlet tiene una calavera en la mano al decir «Ser o no ser», ni en el Quijote dicen «Ladran luego cabakgamos», ni el Sherlock Holmes de Doyle dijo nunca «Elemental, querido Watson». Y es que cuando nuestra mente almacena una frase, ya parece imposible cambiarla. Así que vamos a darles caza.

«Me llena de orgullo y satisfacción», de Juan Carlos I

Si alguien nos pide que imitemos al anterior rey, posiblemente engolemos la voz y empecemos diciendo «Me llena de orgullo y satisfacción» sencillamente porque se ha instalado el tópico de que el monarca comenzaba así sus discursos de Navidad.

En realidad… no fue así nunca. En El País hicieron un análisis de más de 40 años de mensajes navideños televisados y en ninguno aparece esa frase. Sí otras parecidas, como «Nos llena de satisfacción», lo que puede ser el origen del mito, al ser modificado por sus imitadores.

«Elemental, querido Watson» de Sherlock Holmes

La frase que todos relacionamos con Sherlock Holmes no aparece en ninguno de los libros de Arthur Conan Doyle. La más parecida que se puede leer en esta colección de libros es «Superficial, mi querido Watson». La primera vez que aparece la frase en cuestión es en una de sus primeras adaptaciones cinematográficas, Las aventuras de Sherlock Holmes, en 1939.

«Si me necesitas, silba» en Tener y no tener

Se supone que es una de las frases más famosas de la película Tener y no tener (1944), pero en realidad Lauren Bacall no la pronuncia así. La auténtica versión es «No tienes que representar ningún papel conmigo, Steve. No tienes que decir nada ni hacer nada. Sólo silba. ¿Sabes silbar, no? Juntas los labios y soplas»

«Tócala otra vez, Sam» en Casablanca

En Casablanca no se pronuncia esta frase. Las más parecidas son «Play it, Sam. Play As time goes by»«You played it for her, you can play it for me. Play it», pero en ninguno de los dos casos se tradujo como «Tócala otra vez, Sam». La frase sí que aparece en una película: «Una noche en Casablanca», de los Hermanos Marx, dos años después. ¿Quizás de ahí la confusión?

Tampoco se dice en la película «Siempre nos quedará París». En realidad el doblaje dice algo muy parecido: «Siempre tendremos París». El original es básicamente lo mismo: «We’ll always have Paris».

En todo caso, no podemos estar 100% seguros de esto: la película ha sido doblada varias veces, ya que en 1950 se perdieron los doblajes de Warner cuando su fondo fue comprado por United Artists, según cuenta ElDoblaje.com. La película se volvió a doblar en 1966 (para el cine), en 1972 (para TVE) y en 1983 (de nuevo para TVE). Puede que en la primera versión, ya perdida, se pronunciasen esas frases… pero es imposible saberlo.

«Ladran, Sancho, señal que cabalgamos» y «Con la Iglesia hemos topado» en el Quijote

«Ladran, Sancho, señal que cabalgamos» no aparece en el Quijote. En realidad su origen está en el poema Ladrador de Johann Wolfgang von Goethe. Parece ser que Eva Perón empezó a usar la frase mal atribuida en sus discursos… y ahí se quedó.

En cuanto a la frase de la Iglesia, que mucha gente usa para expresar frustración ante la autoridad eclesiástica, en realidad no es así en el libro. La original es «Con la iglesia hemos dado», sin la palabra topado y con iglesia en minúscula, que obviamente tiene otra connotación: Sancho y Quijote cabalgaban de noche y se encontraron con un edificio que era una iglesia. Sin más.

La escena de «Ser o no ser» con la calavera en la mano

No te vamos a negar que exista la escena de Ser o no ser… pero no es como se suele representar, con Hamlet recitando la famosa frase con la calavera en la mano. En realidad, la escena de «To be or not to be» es la primera escena del tercer acto y Hamlet no lleva nada en la mano. La calavera en la mano no llegará hasta mucho después, la primera escena del quinto acto. Y por cierto, la calavera es de Yorick, amigo de la infancia del protagonista.

Artículo realizado con la ayuda de Mila Juan, Rocío Broseta, Elena Álvarez Mellado, Álex Ferrero. ¡Gracias a todos!

Corn Flakes, los cereales inventados para evitar la masturbación

13 cosas que (casi seguro) no sabías sobre Los Simpson