,

¿Cómo se dice vídeo, telenovela, champú o moto en latín?

El latín es una lengua muerta, nos decían en el instituto. Y como tal, uno comprende que se usaba para describir las cosas que hacía, veía o imaginaba una persona hace siglos, cuando era común utilizarla, pero no cosas del mundo moderno como bancos, ordenadores o coches.

Pero en realidad el latín no está oficialmente muerto. Sigue siendo el idioma oficial de un país: el Vaticano. Y como tal, debe incorporar nuevas palabras porque todos los documentos que producen se deben traducir a esta lengua… y en mencionar cosas modernas (aunque sea para condenarlas), el Vaticano tiene experiencia.

Por eso, el Vaticano edita diccionarios de latín en los que se van añadiendo nuevas palabras. En 1997 se publicó Lexicon, Recentis Latinitas que añadía 15.000 nuevos términos construidos siguiendo las normas que marca la propia lengua. ¿Tienes curiosidad? Aquí puedes aprender a decir en latín algunas palabras modernas:

Anuncio de televisión: intercalatum laudativum nuntium.

Bailar:  ludus saltatórius.

Banco: argentária (¿te suena de algo?).

Champú: capitilavium.

Discoteca:  taberna discothecária.

Electricidad:  eléctrica vis.

Fans:  admiratores studiosíssimi.

Frigorífico:  armárium frigidárium.

Jazz: iazensis música.

Locomotora: currus tractórius; máchina vectória.

Motocicleta: birota automataria.

Ordenador:  instrumentum computatórium.

Ovni: res inexplicata volans.

Pizza:  placenta compressa; placéntula.

Psicólogo:  humani ánimi investigator.

Telenovela:  fábula televisífica.

Vídeo: instrumentum telehornamentis exceptorium

Whisky: vischium.

Más en la web del Vaticano y en esta noticia de El País.

Almanaques, los smartphones del siglo XIX

La sorprendente historia de la tipografía Gill Sans: lápidas, religión y zoofilia