in

La guillotina se estuvo empleando en Francia hasta 1977

Un condenado a muerte en Francia entra en la sala presidida por una enorme guillotina, donde se le encaja la cabeza y ¡zas! se le decapita. ¿En qué año estamos? Puede que pienses en la Revolución Francesa, pero no es así. Estamos en 1977, el mismo año en que se estrenó Star Wars o Annie Hall de Woody Allen; en Estados Unidos, unos jóvenes Steve Jobs y Stephen Wozniak diseñan un ordenador en su empresa Apple; y en Japón Sony trabaja en los primeros prototipos del Walkman.

Septiembre de 1977. El condenado se llamaba Hamida Djandoubi, y sería la última persona ejecutada en Francia, el último país del mundo donde se seguía utilizando la guillotina. Eso sí, en privado: las  ejecuciones públicas habían terminado en 1939. No sería hasta 1981 cuando el presidente de la República Francesa, François Mitterrand, prohibiría definitivamente la pena de muerte, lo que se reflejó en su Constitución en 2007.

Última ejecución pública con guillotina, 1939

Aunque hoy matar a gente nos parece una barbaridad (y cortándoles la cabeza, aún más), lo cierto es que la guillotina se inventó con una intención humanitaria. Las ejecuciones con otros sistemas (ahorcamiento, desmembramiento…) implicaban unas largas agonías y mucho sufrimiento, lo que apasionaba a los espectadores. Generalmente solo los nobles tenían el privilegio de ser ejecutados con un método rápido como la decapitación.

Aunque ya existían máquinas similares en Europa, la guillotina se hizo famosa cuando un miembro de la Asamblea Nacional, Joseph Ignace Guillotin, propuso utilizar este moderno método para evitar sufrimientos innecesarios a los condenados. Hay una leyenda urbana que dice que Guillotin murió ejecutado por su propia invención, pero en realidad murió en su casa de una enfermedad pulmonar. La guillotina fue probada primero con ovejas y cadáveres, la Asamblea decidió implantarlo para que no hubiera diferencias entre clases sociales al ser ejecutados, y sería el método de ejecución favorito de nuestros vecinos durante casi 200 años.