in

Cuando los autores de Zipi y Zape y Mortadelo tuvieron que plagiarse a sí mismos

La editorial Bruguera fue toda una institución del tebeo español en los 60 y 70, pero a mediados de los 80 las cosas le iban muy mal en ventas. Las suspensiones de pagos se sucedían, y algunos colaboradores llevaban meses sin cobrar.

Hartos de esta situación, y sabiendo que la editorial estaba a punto de cerrar, algunos de sus principales dibujantes como Escobar (autor de Zipi y Zape) o Ibáñez (Mortadelo y Filemón, 13 Rúe del Percebe) se fueron hacia otra editorial: Grijalbo, para una nueva revista semanal de tebeos, Guai, cuya directora Anna Mª Palé también venía de Bruguera.

Sin embargo, había un problema: los contratos que firmaban los dibujantes con Bruguera incluían algunas cláusulas que podríamos considerar abusivas. Entre ellas, tenían que aceptar que los personajes que habían creado eran propiedad de la editorial y no suyos, que supuestamente solo tenían el derecho de dibujarlos. Es decir, que no se los podían llevar. Y aún peor: Bruguera podía seguir publicando historietas antiguas y a crear historietas nuevas con otros equipos. De modo que lo que estos dibujantes publicaron en Guai eran básicamente nuevas historietas de sus personajes… pero con pequeños cambios de nombre y aspecto.

Así, por ejemplo, Escobar convirtió a Zipi y Zape en Terre & Moto, y ahora en vez de ser rubio y moreno eran moreno y pelirrojo. Todos los personajes secundarios sufrían también cambios: los padres Pantuflo y Jaimita pasaban a ser Pepito y Eduarda (ahora ella gorda y él delgado). El profesor Don Minervo se llamaba Don Socratín, y el pelota de la clase Peloto ahora era Cepillón.

Viñeta ganadora del Oscar a la mejor excusa para cambiar el nombre a un personaje porque sí

Parece que en un principio Escobar no tenía muy claro cómo eran sus propios personajes: en las primeras historietas Terre se llama Terry (hasta que al cabo de unos números piden al duende de la imprenta que le cambie de nombre) y aunque se supone que no son gemelos, van a la misma clase.

Ibáñez tampoco podía seguir publicando sus series más populares, y también tuvo que desarrollar el ingenio para ofrecer su humor. El edificio de 13 Rúe del Percebe se había quedado en Burguera, así que en la revista Guai podíamos conocer las historias del 7 Rebolling Street.

En los 80 había más suelo urbanizable, así que el sustituto de 13 Rúe del Percebe ocupaba dos páginas

El esquema era muy similar (un edificio abierto con un chiste en cada casa) pero la principal novedad es que ahora ocupaba dos páginas y además de los vecinos que ya conocíamos (la mujer que alquila habitaciones, la abuela que colecciona animales, el inquilino de la alcantarilla, la portera, el ladrón…) había nuevos personajes: un banco y sus empleados, un bar, un grupo hippie-ecologista, un deportista bastante torpe, un médico…

Y ya que no podía publicar Mortadelo y Filemón, Ibáñez creó otra serie para esta revista: Chicha, Tato y Clodoveo (de profesión, sin empleo), la historia de tres jóvenes ni-nis que se conocen en la cola del paro (es la crisis de los 80) y se meten en todo tipo de líos. Eran los personajes estrella de la revista, en sustitución de Mortadelo y Filemón.

Aunque no se trata de un calco tan descarado como los anteriores casos, sí que hay muchos parecidos: Clodoveo se disfraza de cualquier cosa instantáneamente (como Mortadelo), mientras que Tato es bajito y cegato como Rompetechos.

Ibáñez aprovechó estas historietas para protestar sutilmente por haber perdido los derechos de sus personajes, que seguían publicándose en las revistas de Bruguera con reediciones antiguas o con nuevas páginas dibujadas por otro equipo. No era extraño encontrarse con Mortadelo en la cola del paro o lavando cristales de coche en los semáforos, siempre en segundo plano.

Finalmente, años después Ediciones B (heredera de los derechos de Bruguera) compró la revista Guai, e Ibáñez y Escobar llegaron un acuerdo con la editorial para recuperar los derechos sobre sus personajes. Y ahí acabó la historia de los personajes “sustitutos” que durante un tiempo permitieron a los lectores seguir disfrutando de las aventuras originales de Zipi y Zape o 13 Rúe del Percebe aunque fuese con otro aspecto.

Para saber más: 13 Rúe Bruguera

Emojis: todo lo que siempre quisiste saber sobre ellos 🤔

22 cosas que llaman la atención a un español en EEUU