in

Cuando llamar a alguien “subnormal” era políticamente correcto

Seguramente no se te ocurriría llamar “subnormal” a una persona con discapacidad intelectual. Y si lo hicieras, recibirías la desaprobación de todos los que te rodeasen, quejas y varias ofensas. Pero en realidad el término “subnormal” fue diseñado en su día para no ser ofensivo, sino todo lo contrario, para dar algo de dignidad a un colectivo avergonzado.

Hasta los años 60, a las personas con discapacidad intelectual se las llamaba con todo tipo de términos entre la gente común, como tontos o locos. En términos médicos oficiales, los términos eran del tipo cretino (por la enfermedad del cretinismo), “oligofrénico” o idiota (para los casos más profundos), o el más genérico “retrasado mental”.

Entre las familias de los afectados la reacción general era la de ocultar a esta persona, pues muchos lo consideraban una vergüenza. En los años 60, sin embargo, comenzó un movimiento de asociación y defensa de sus intereses. Se fundaron asociaciones, se pusieron en marcha iniciativas y se reclamó más atención para sus necesidades.

Una de las labores que hicieron las familias fue buscar un nuevo término que les agrupara, porque “cretinos” e “idiotas” hacía mucho que habían pasado a tener connotaciones insultantes. Como explicaba la veterana activista Mercè Carbó en una entrevista en La Vanguardia, así llegaron al término “subnormal”, es decir, por debajo de la norma, con la intención de que no hiriera a nadie.

La palabra se extendió como la manera natural de llamar a las personas con discapacidad intelectual, y así se usaba en los medios, proyectos sociales e incluso nombres de asociaciones (muchas aún siguen llamándose así, como Afanias, “asociación de familiares de niños y adultos subnormales”).

Sin embargo, con el paso del tiempo el término “subnormal” acabó utilizándose también como insulto, y perdió su misión de ser un término que no hiriese. Desde entonces se han desarrollado otros términos, como “discapacitado intelectual” o actualmente, “persona con discapacidad intelectual”.

10 secretos de los concursos de TV que debes saber si vas a participar en uno

Así se trabaja en una pizzería para hacer cientos de pizzas al día