Cuando hoy en día vamos al supermercado, encontramos montones de productos que quieren hacernos creer que son tan caseros como nuestras recetas. “Artesanal”, “Receta casera”, “de la abuela”… todos nos enseñan al entrañable viejecito panadero que ha preparado, uno a uno, cada uno de los productos.

Pero hace décadas la situación era totalmente la contraria, como vemos en este anuncio de 1965. En él, Bimbo presume de “fábrica totalmente mecanizada” en la que “en ningún momento Bimbo entra en contacto con la mano del hombre”.

En 1965 el pan de molde era un producto novedoso. Bimbo fue la primera compañía en comercializarlo en ese mismo año (por eso muchos lo conocen como pan bimbo), y probablemente muchos sentían recelos hacia ese pan tan cuadrado. Además se trata de un momento en el que los controles sanitarios no eran tan fuertes como ahora, por lo que no es de extrañar que Bimbo eligiese precisamente ese argumento como su primera ventaja.

En cualquier caso, hoy resulta divertido ver cómo a nuestros abuelos se les vendía el pan de molde prometiéndoles que no lo había tocado ninguna persona mientras que a nosotros nos lo venden asegurándonos que es artesanal. ¡Las vueltas que da la vida!


Si te gusta esta historia, síguenos para más contenidos interesantes directamente en tu feed:


Te puede interesar:  Beefcake: Las revistas de porno gay camufladas como deportivas