in

Estas eran las tarifas de los hoteles en 1935: una noche en el Palace a 35 pesetas

A principios del siglo XX, el turismo empieza a despegar en España, gracias a los nuevos medios de transporte (ferrocarril, avión, automóvil) y al mayor tiempo de ocio que se tiene gracias al aumento de la productividad. Nacen las primeras agencias de viajes y los gobiernos empiezan a preocuparse por atraer turistas.

En esta línea, nace en febrero de 1935 una revista publicada por el Sindicato de Iniciativas de Madrid destinada a promocionar la capital como destino para los viajeros: Madrid turístico y monumental. En los 9 números conservados en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional podemos leer interesantes reportajes sobre excursiones en Madrid, destinos en la provincia, imágenes de lugares del viejo Madrid… Y una de las cosas que más llaman la atención es esta que vemos: un listado de hoteles madrileños con sus precios, que obviamente tras 80 años parecen ridículamente baratos.

Una noche en el Ritz o el Palace nos costaría menos de 100 pesetas (60 céntimos), pero hay que tener en cuenta que en esta época un buen empleo podía estar remunerado con unas 500 pesetas al mes.

El Ritz y el Palace se construyeron prácticamente a la vez (en 1910 y 1912 respectivamente), impulsados por el rey Alfonso XIII que quería que Madrid tuviera establecimientos hoteleros de lujo para visitantes ilustres y nobles como sucedía en otras capitales europeas. Su propia boda fue la excusa para potenciar el establecimiento de ambos hoteles, muy cercanos entre sí.

En su día, el Palace fue el hotel más grande de Europa, y el primero del continente con baño privado y teléfono en todas las habitaciones. Algo que no tenía ni el Ritz.

Otro de los hoteles que vemos en el listado es el Hotel Florida, en la plaza de Callao. En él apenas un año después se alojarían los corresponsales extranjeros que vinieron a cubrir la guerra civil. Este precioso edificio sería demolido en los años 60 para construir un Galerías Preciados (hoy, El Corte Inglés).

También es interesante ver cómo los hoteles no estaban clasificados por estrellas sino por “grupo”. Hasta 1968 no llegaría a España el sistema de clasificación por estrellas (puedes ver cómo funciona aquí). En los años 30 la manera de saber la calidad del hotel era mirar si estaba en Lujo, Primer Grupo, Segundo Grupo o Tercer Grupo. Y por supuesto, las diferencias se notaban en el precio: de una habitación entre 25 y 60 pesetas en el Ritz a una más modesta por 5 pesetas en el hotel Gredos. Algo más asequible para un bolsillo común.

Hoy en día, las diferencias, además de en las estrellas, están en el propio tipo de establecimiento: no es lo mismo un hotel, un hostal, una pensión… ¿sabes qué diferencias hay?

¿Dónde están realmente las estaciones del Monopoly?

Así se hacían los primeros pagos con tarjeta de crédito