El mayordomo de Tenn (1984)

A mediados de los 80 nacía uno de los personajes más famosos de la tele, el mayordomo de Tenn, interpretado por el actor Peter Bland. Este fue su primer anuncio, ambientado en su primer día en la casa de lujo en la que trabajaba. El spot nos deja algunos datos interesantes, como que se llama Tomás y que a pesar de ser su primer día no tiene ninguna intención de caer bien a sus compañeras: las primeras palabras que intercambia con ellas es para decirles lo mal que hacen su trabajo. Un encanto de persona.

Camy (1959)

Antes de ser comprada por Nestlé, Camy se llamaba Camay y era una empresa totalmente española. Su lema era “Helados como Camay no los hay”

Retevisión (1998)

Retevisión había sido durante muchos años el transportador de las señales de televisión en España, pero en 1998 se privatizó y se convirtió en el primer competidor de Telefónica. Su anuncio de lanzamiento es uno de los mejores de la historia: un anciano José Luis López Vázquez retoma el papel de la película “La cabina” y por fin puede salir de ella, anunciando a los españoles que el monopolio se había terminado.

Antonio Mercero, director de La cabina, demandó a Retevisión por plagio, pero finalmente llegaron a un acuerdo. Otra que se enfadó fue Telefónica, que decía que el lema “Por fin hay alguien al otro lado” era insultante para ellos. Retevisión lo cambió en los siguientes anuncios por “Por fin hay alguien de tu lado”.

Burger King (1975)

A finales de 1975 (justo cuando España tenía un jefe de estado que nadie recuerda), Burger King abría su primer restaurante en la Plaza de los Cubos de Madrid. Faltaban seis años para que McDonalds hiciera lo mismo en la Gran Vía, y la comida americana aún era una gran novedad en España.

Y así se presentaba El Rey de las Hamburguesas en nuestro país: presumiendo de estadounidense (y traduciendo su nombre).

El Corte Inglés (1909)

Aunque formalmente El Corte Inglés que conocemos se formó en los años 40, en realidad la sastrería con ese nombre ya existía en la calle Rompelanzas de Madrid desde finales del siglo XIX, especializada en moda de niño y caballero.

Tras el cambio de dueños y de local, empezó a vender también tejidos, productos para el hogar, moda para mujer… y acabó siendo una de las mayores empresas del país.

AVE (1992)

En 1992 España se modernizaba y estrenaba su primer tren de alta velocidad con este spot al ritmo del “Ave María” (el de Schubert, que la versión de Bisbal aún tardaría en llegar).

Bimbo (1965)

La compañía de origen mexicano Bimbo introdujo en España el pan de molde, de modo que muchos lo conocemos hoy en día como pan bimbo, sea de la marca que sea. Como ya vimos en un artículo anterior, en los años 60 la principal ventaja que ofrecía este nuevo pan es que estaba elaborado exclusivamente por máquinas: ningún humano lo había tocado. Y claro, en aquel entonces eso era una ventaja en cuanto a sanidad.

Listerine (1930)

Listerine fue inventado en 1879 por un médico estadounidense basándose en los estudios del inglés Joseph Lister (de ahí el nombre, que es un homenaje). Al principio se vendía como un antiséptico quirúrgico, y más tarde como remedio contra la gonorrea. Incluso, como vemos en este anuncio, durante una época también se ofreció como remedio contra la caspa (y dolores de garganta, lavado de manos…)

Sin embargo fue como enjuague bucal como consiguió su éxito, gracias a una gran campaña de publicidad dirigida a mujeres solteras que tenían miedo de no conseguir marido por culpa de su mal aliento. Estos anuncios pusieron de moda la palabra halitosis.

 

All Bran (1930)

Aunque los cereales Kellogg’s nacieron como un remedio para evitar la masturbación, pronto comenzaron a lanzar más variedades, como los All Bran, que se vendían así en los años 30: como un remedio de belleza para las mujeres.

Amena (2000)

Para su lanzamiento, Amena volvió a poner de moda la canción Libre, en una nueva versión del Chaval de la Peca. Era un anuncio completamente distinto a todos los que se habían visto hasta entonces de telefonía móvil, que solían estar protagonizados por ejecutivos o padres de familia que necesitaban el móvil para cosas importantísimas.

Es prácticamente imposible no ver el anuncio y acabar tarareando la canción durante horas. Eso sí, ahora los móviles, peinados y ropa nos recuerdan más a la noventera Friends que a la tecnología del futuro.

Telefónica (1924)

El teléfono llegó a España a principios del siglo XX, pero estaba en manos de decenas de compañías locales o regionales. En 1924, la dictadura de Primo de Rivera concedió el monopolio de todo el sistema telefónico nacional a la Compañía Telefónica Nacional de España, formada por los bancos Hispano-Americano y Urquijo.

Y ante la gran tarea que tenían por delante, sus primeros anuncios en prensa ese mismo año buscaban proveedores de materiales para tender la red.