in

¿A qué se dedicaban los edificios democráticos durante la dictadura?

Nuestra democracia es bastante joven, apenas 40 años. Y sin embargo, nuestras cámaras y la mayoría de sedes de administraciones públicas están en edificios con mucha historia, que está claro que se construyeron mucho antes del 77.

Por eso hemos querido saber ¿a qué se dedicaban esos edificios durante los 40 años de dictadura franquista? ¿estaban abandonados o tenían otros usos? Repasemos los principales.

Foto: Luis Javier Modino Martínez (Wikimedia)

Congreso de los Diputados: Cortes Españolas

Este edificio de la Carrera de San Jerónimo era la sede de las Cortes Españolas, un pseudoparlamento en el que la dictadura trataba de vestir de legitimidad sus decisiones. Supuestamente su función era la de votar las leyes, pero aunque parte de sus 556 miembros era elegida en “elecciones” entre diversas tendencias del franquismo, obviamente no se recuerda que Franco perdiese una sola votación en 40 años de gobierno. Los hay afortunados.

El Palacio de las Cortes (su nombre oficial) comenzó a construirse en 1843 en el solar que había ocupado el convento del Espíritu Santo, y fue inaugurado en 1850 por la reina Isabel II.

Foto: Esetena (Wikimedia)

Senado: Consejo Nacional del Movimiento

La dictadura franquista era unicameral, para fingir la democracia (orgánica) no necesitaba también un Senado. El edificio, situado en la Plaza de la Marina Española se construyó en el siglo XVI como Colegio de la Encarnación, pero desde el siglo XIX ya tuvo funciones políticas, generalmente como cámara alta.

Durante la dictadura franquista era la sede del Consejo Nacional del Movimiento, una institución asesora de la dictadura en la que se debatían (entre comillas) leyes, y al igual que en las Cortes, se aplaudía a Franco.

Foto: Luis García (Wikimedia)

Casa de Correos: DGS

Este edificio, famoso en toda España porque el 31 de diciembre nos llenamos la boca de uvas al ritmo de las campanadas de su reloj, es actualmente la sede del gobierno de la Comunidad de Madrid, pero durante el franquismo su uso era bastante más tétrico. Tras la guerra civil se instaló en el edificio, que había sido anteriormente Ministerio de Gobernación, la Dirección General de Seguridad. Sus sótanos se convirtieron en calabozos donde se detenía y torturaba a los opositores a la dictadura.

Foto: Flizzz (Wikimedia)

Palacio de La Moncloa: residencia de jefes de estado extranjeros

La residencia oficial del presidente del gobierno fue destruida casi por completo durante la guerra civil. En 1955 se reconstruyó, y durante los años de la dictadura se utilizaba como residencia de los jefes de estado extranjeros que visitaban nuestro país. Curiosamente, ese es el mismo uso que tiene hoy en día el Palacio de El Pardo, que durante el franquismo era la residencia del dictador.

OK Soda, la extraña segunda marca de Coca-Cola

Corn Flakes, los cereales inventados para evitar la masturbación