in

Así fue el último NO-DO, emitido en 1981

El último No-Do, emitido el 25 de mayo de 1981, arrancaba con su inconfundible sintonía compuesta por Manuel Parada, aunque desde hacía algunos años la cabecera ya no mostraba la bandera española con el yugo y las flechas de la Falange sino un mapa de Europa con poblaciones dibujadas.

Este último No-Do se parece muy poco al que todos tenemos en la mente, en blanco y negro, con voces engoladas y noticias sobre lo maravilloso que era el dictador. El No-Do de 1981 era en color, no tenía noticias políticas, sino que se trataba más bien de una revista de sociedad y cultura y la mitad de sus noticias están locutadas por una voz de mujer.

Sus contenidos: un recuerdo de los 25 años del terremoto de Granada, un reportaje sobre la elaboración de mosaicos en la Escuela de Cerámica de Madrid, un festiva de folklore exótico en el Ministerio de Cultura y un repaso al pintor Manuel Rivera con motivo de una exposición retrospectiva.

Los noticiarios antes del No-Do

Los noticiarios cinematográficos eran muy comunes en los años 30 y 40. La mayoría de españoles acudían a menudo al cine, y esta era la única manera de poder ver imágenes de sucesos de actualidad en una época en que aún quedaban bastantes años para el nacimiento de la televisión y sus informativos.

Antes de las películas, los cines emitían un previo de una media hora, compuesto por un noticiario (diferentes productoras realizaban 10 a la semana y el dueño de la sala escogía a cuál se abonaba) y dos cortometrajes, generalmente uno de ellos de dibujos animados.

Primera cabecera del NO-DO, en 1943

En 1942, y con la nada disimulada intención de controlar la información que se daba a los españoles, se crea No-Do, una empresa pública que tendrá el monopolio de los noticieros para cines. Y no solo eso, sino que todas las salas de España estaban obligadas desde su puesta en marcha al año siguiente a proyectarlo antes de la película.

El No-Do estaba narrado por locutores como Matías Prats (padre del presentador de Antena 3), Joaquín Ramos David Cubedo, voces y rostros comunes también en TVE.

El NO-DO tuvo una cabecera estilo pop en los 60

El No-Do fue cambiando a lo largo de los años. En los años 60, cuando las familias españolas comenzaban a tener televisor en casa, empieza a convertirse en una revista más cultural y de curiosidades y a incorporar secciones en color. En 1976, tras la muerte del dictador, deja de ser obligatoria su proyección, y al año siguiente pasa a realizarse íntegramente en color, algo que solo vieron los espectadores de los cines que voluntariamente lo emitían, y en 1977 pasa a centrarse completamente en temas culturales. En 1981, ya integrado formalmente dentro de RTVE, emite su último capítulo.

Actualmente, prácticamente todos los episodios del No-Do están disponibles gratis en la web de RTVE, donde es entretenido pasarse el tiempo explorando cómo se le contaba la actualidad a los españoles hace décadas.