Si te gustan las series, es posible que te hayas hecho alguna vez preguntas sobre por qué los personajes se comportan así o existen algunas tramas. En realidad todo suele tener explicación. Por eso hemos recopilado algunas respuestas a las preguntas más frecuentes que nos hacemos. Bueno, por qué el final de Los Serrano era tan malo no hemos logrado averiguarlo.

¿Por qué en todas las series siempre hay un bar?

Un bar es un espacio muy útil para los guionistas (estoy hablando en cuanto a necesidades de la historia, no alcoholismo en las productoras). Un bar es un espacio común en el que pueden estar cualquiera de los personajes, solos o acompañados, según necesite la historia sin necesidad de buscar excusas. La casa de alguno de ellos o su lugar de trabajo no son tan útiles para esto, porque por definición siempre tendría que estar quien trabaje allí y los demás deberían contar con alguna buena razón para estar.

Además, el decorado de un bar se puede reutilizar muchas veces, y es más barato que una plaza (tanto para facilidad de grabación como para llenarlo de figurantes).

¿Por qué tantos personajes de series viven y trabajan juntos?

Llama bastante la atención que en tantas series, especialmente españolas, los personajes no solo trabajen juntos sino que además compartan piso. ¿No están hartos de verse? Por temas de producción, una serie debe tener un número reducido de decorados, de modo que un personaje viviendo solo es un desperdicio.

Además, cuando se trata de contar una historia laboral, meter otros personajes (familias, compañeros de piso ajenos) crearía nuevas tramas que serían difíciles de contar. Por lo tanto, es más fácil que compartan piso y de paso se lleven tramas de un escenario a otro. Aunque acaben matándose.

Toni Alcántara, tras haber vivido en primera persona el 23F y los GAL, planteándose competir en Barcelona 92

Toni Alcántara, tras haber vivido en primera persona el 23F y los GAL, planteándose competir en Barcelona 92

¿Por qué a los Alcántara les pasan tantas cosas?

Toni estaba en el Congreso el 23-F, Antonio Alcántara pasaba por Claudio Coello cuando mataron a Carerro Blanco, militaba en UCD cuando las elecciones del 77… ¿no es extraño que a los Alcántara les suceda todo? Analizándolo friamente, así es. Pero cuando vemos una obra de ficción se produce algo que se llama “suspensión de la incredulidad”, es decir, el público hace un pacto con el narrador de creerse que efectivamente esos actores son reales, y mientras nada incumpla las normas del universo que se ha creado (por ejemplo en Cuéntame, un personaje con poderes mágicos) el pacto se mantiene.

Es obvio que a los Alcántara les pasa de todo, pero es que una serie no puede sobrevivir sin que a los personajes les pasen cosas. ¿Verías una serie sobre una familia a la que nunca le pasa nada y se entera de todo por la tele?

¿Por qué los personajes de las series se dan las noticias en persona?

Llaman al timbre, abres y es tu jefe: “Hola, he venido a tu casa a decirte que mañana no vengas a la oficina, que vamos a pintarla”. ¿Te lo imaginas en la vida real? Imposible, pero muy común en las series. También se trata de una licencia que se toman los guionistas.

Y es que una serie en la que los personajes se pasaran el día hablando por teléfono o leyendo whatsapps en el móvil sería muy poco atractiva para el espectador. ¿Nunca te habías preguntado por qué los personajes de las series apenas ven la TV? Esa es la razón.

Marcos y Eva, los Ross y Rachel españoles

Marcos y Eva, los Ross y Rachel españoles

¿Por qué cuando dos personajes se aman, no se hacen pareja?

La vida no siempre es fácil, pero a veces en las series de TV roza lo absurdo. Dos personajes están enamorados el uno del otro, pero no son pareja porque uno cree que el otro no lo está, o justo está con otra persona, o hay un malentendido… a este juego se le llama Tensión Sexual No Resuelta, y es uno de los más habituales en los guiones de las series (y de las películas).

Las historias se basan en conflictos y en hacer que los personajes tengan difícil conseguir lo que desean para que peleen por ello durante capítulos. Los espectadores creemos que lo que nos gustaría es verles juntos, pero nos aburrimos en seguida porque las tramas se limitan mucho más. Eso sí, tampoco conviene tensar demasiado la cuerda y cabrear al espectador.

Te puede interesar:  Así era Café Express, el primer Camera Café que fracasó en España