Parece que 1983 fue un buen año para los aficionados a las aventuras de James Bond, porque ese año se estrenaron dos películas del agente secreto: Octopussy y Nunca digas nunca jamás. Lo más curioso es que en realidad no se trataba de que el estudio fuese muy prolífico, sino de dos proyectos enfrentados.

Y es que la mayoría de la gente no lo sabe, pero no todas las películas con James Bond como protagonista son parte de la “saga oficial” de EON Productions. Y ese es el caso de “Nunca digas nunca jamás”, la última película Bond estrenada que no es de la saga 007. Lo curioso, además, es que el protagonista de la misma era Sean Connery, que había encarnado a James Bond seis películas “oficiales”, la última de ellas “Diamantes para la eternidad”, de 1971. Habían pasado 12 años desde aquello y hay quien dice que el título de la nueva, “Nunca digas nunca jamás” se debe a que él había declarado que jamás volvería a interpretar el personaje. Mientras tanto, en la saga “oficial” Roger Moore había tomado el relevo, y ya llevaba cinco películas siendo Bond, James Bond.

Pero, si los derechos de la saga Bond son de la productora EON, ¿cómo se pudo hacer una película no oficial? El truco es que se trata de una adaptación de una película anterior de James Bond, “Operación Trueno”, y Kevin McClory, uno de los guionistas de aquella película consiguió los derechos tras una batalla legal en los años 60. Así, formó una productora y se dispuso a aprovechar que legalmente podía hacerlo para producir una película de James Bond.

Y llegamos a 1983, año en el que se estrenan con pocos meses de diferencia dos películas de James Bond. Una con el actor que era Bond en ese momento, y otra con el que lo había sido antes. Ambas tuvieron una gran acogida comercial, pero finalmente fue “Octopussy”, la oficial, la que consiguió mayor recaudación.

“Nunca digas nunca jamás” queda como la última película Bond no oficial estrenada (las anteriores habían sido una parodia y un episodio de una serie, ambas llamadas Casino Royale). En 1997 sus derechos fueron comprados por la misma distribuidora de la versión oficial.

Te puede interesar:  Vídeo: Los protagonistas de Big Bang Theory muestran los secretos del decorado